Escribir en un blog

Manolo Montes

Escribir en un blog

 

2.5.2016 - 17:19 - Manolo Montes

Me presenté en la universidad como un pipiolo más.

Corría el año 2004. Vaya si corría. Salí de mi enésima caída; me encontraba con mis rodillas maltrechas, mi jubilación forzada y la incertidumbre del ¿ahora que? Me tropecé en la cafetería El Jardín con un amigo que a la sazón era vicerrector de la Universidad de Málaga. Me terminó de animar para realizar el sueño de toda mi vida. Escribir. Pero escribir con cierto predicamento. Con mi minusvalía patente y latente, me lancé a la aventura de matricularme en la facultad de periodismo y descubrí que podía acceder a una plaza en Comunicación, adaptándome al segundo ciclo, como continuación de mis estudios anteriores.

Me presenté en la universidad como un pipiolo más. En una asignatura me topé con una profesora que tiene un nombre totalmente acorde con su personalidad: Bella Palomo. Nos llevó a una sala llena de ordenadores y nos presentó un programa para iniciar la redacción de un Blog personal. Vi el cielo abierto. Hasta entonces había estado escribiendo en el Diario de Málaga cerrado por extrañas circunstancias. Hacía mis incursiones en el recién nacido Diario de la Torre. Me lancé a la aventura. Nació: “Periodista a los sesenta”. Han pasado doce años y el jueves incluí mi entrada nº 700. ¡Quién lo podía pensar! Editar un blog es muy sencillo. No cuesta dinero. Y la gente los lee. O no. Que más da. Tú lo haces y basta.

Hay pequeñas situaciones que logran dar un giro a tu vida. Tenemos que aprovecharlas. Cuanta gente se queja de aburrimiento. Cuantos miembros del “segmento de plata” se plantean que hacer con su tiempo libre. No hay edad para la creatividad y el esfuerzo. Con voluntad y un poco de inteligencia se pueden recorrer caminos de la vida insospechados. La humanidad está aburrida. Abúlica diría yo. Leyendo los libros de Leopoldo Abadía descubro que somos muchos los que optamos por la aventura de la vida, los que damos el salto al vacío de la fe en Dios o en los hombres, o en ambos a la vez.

  “Lo malo es que no se si me va a dar tiempo a realizar todo lo que me queda que hacer”

     La experiencia vivida por mí es una buena noticia. Para mi persona y para los que me rodean. Un jubilado dando vueltas por casa, sin saber que hacer, se convierte en un bulto sospechoso y hasta molesto. Nos quedan muchos libros que leer, muchas ideas que plasmar en el papel, en el lienzo, en la fotografía. Experiencias vitales que se abandonaron en su día para dedicarse a la búsqueda del “mardito parné”. Aficiones y dedicaciones. Amistades y voluntariado. Yo he puesto mi granito de arena. Radio, televisión, prensa escrita, teatro y dedicación a los que me rodean.

CALIGULA Lo malo es que no se si me va a dar tiempo a realizar todo lo que me queda que hacer. Espero que lo termine antes de que sea mayor. Por cierto. Ayer murió otro corredor de maratón con menos de cuarenta años. Lo avisaba en mi segmento de esta semana. El que avisa no es traidor. Como dice mi amigo Andrés Mérida: “correr es de cobardes”. Foto de mi próxima locura. “Calígula” en el Echegaray. Con otro montón de jubilados y gente joven. Estas son otras “carreras” menos perjudiciales.

 

Deja tu comentario

Normas de uso

  • Esta es la opinión de los internautas, no de diarioaxarquia.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Se publicará previa revisión del mismo.