Empate sin goles para el Atlético Malagueño

Partido poco vistoso en el que las defensas se impusieron a los ataques tanto en el primer como en el segundo período. Las faltas del equipo local y las continuas interrupciones marcaron una primera mitad en la que el mejor recurso de los baleares fue el juego a balón parado, con Pepe como elemento más peligroso. David Ramos, con un tiro lejano en el 21’, y un zig zag de Ontiveros en el 27’ cerca del área, las mejores aproximaciones del filial.

Aarón estuvo muy sobrio en las pocas ocasiones en las que tuvo que intervenir, especialmente con una doble parada al filo del descanso. En la reanudación, el cariz del juego no varió en exceso. El Peña Deportiva, bien plantado atrás con una zaga de cinco defensas, impedía el habitual fútbol combinativo del Malagueño. Iván Rodríguez y Javi Jiménez, desde los laterales, intentaban llegar a la línea de fondo pero sin éxito. No había huecos y el césped sintético no ayudaba en los controles y jugadas de talante técnico.

En la recta final del choque los ibicencos empujaron con más ahínco, y Terán en el 84’ tuvo la mejor oportunidad con un disparo que rozó el larguero del portal malaguista. Al final, igualada sin goles que obligará a ganar al Malagueño la semana que viene en su feudo.

 

Ficha técnica: Peña Deportiva 0 – At. Malagueño 0

Peña Deportiva: Torres; Moreno, Rubén, Pau, Navarro, Javi; Arcas, Pando, Pepe; Piquero (Winde 76’) y Ortiz (Terán 62’).

Atlético Malagueño: Aarón; Iván Rodríguez, Ian Soler, Gabri, Javi Jiménez; David Ramos, Arturo (Maty 67’), José Carlos; Kuki Zalazar (Santi 79’), Ontiveros y Wójcik (Harper 82’).

Goles: Ninguno

Árbitro: Sanchis Cambra, Enrique (Comité valenciano). Amonestó con tarjeta amarilla a los locales Javi, Moreno, Pepe y Winde, y a los malaguistas Aarón, Gabri, Arturo, Wójcik y Ontiveros.

Incidencias: Campo Municipal de Santa Eulalia (Ibiza), alrededor de 300 espectadores. Partido de ida de la 2ª eliminatoria por el ascenso a Segunda División B. Los jugadores blanquiazules Camacho, Jony, Keko y Luis Hernández, en el graderío.

  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre