El Motril tropieza ante un Vélez que fue mejor (2-0)

Sin nada en juego, el Vélez Club de Fútbol recibía este domingo a un Motril que se jugaba la vida en el Vivar Téllez. / José Luis Castro.
Sin nada en juego, el Vélez Club de Fútbol recibía este domingo a un Motril que se jugaba la vida en el Vivar Téllez. / José Luis Castro.
- Publicidad -
  • Sin nada en juego, el Vélez Club de Fútbol recibía este domingo a un Motril que se jugaba la vida en el Vivar Téllez. Porque su quinta plaza andaba muy necesitada de puntos para poder colarse entre los cuatro primeros, y aunque todavía restan jornadas, al equipo granadino no le servía de nada el tropezón en la capital de la Axarquía.

    La afición sigue sin ir al campo a apoyar al equipo.  Esta es la imagen del Vivar Téllez. / José Luis Castro.
    La afición sigue sin ir al campo a apoyar al equipo. Esta es la imagen del Vivar Téllez. / José Luis Castro.
    Las ocasiones fueron para el Vélez en la primera mitad. /José Luis Castro.
    Las ocasiones fueron para el Vélez en la primera mitad. /José Luis Castro.

    Así las cosas y para sorpresa de todos, los motrileños saltaron al sintético veleño a verlas venir. Porque daba la sensación que se jugaban lo mismo que el Vélez, lo que viene siendo nada; sin desmerecer a los de Lucas Cazorla, el partido estuvo entregado desde inicio, quedándose los puntos en el bolsillo veleño y las opciones mucho menores para un Motril que paso con más pena que gloria por la comarca axárquica.

    Las ocasiones fueron para el Vélez en la primera mitad. Entre ellas, las de un Dani González muy expeditivo y Lasly, que quiso emular a Ronaldo con una chilena que no le salió. El tanto del uno a cero llegaba en el 28’. Emilio Guerra firmaba ese gol con el que el encuentro se marcharía al descanso.

    - Publicidad -
  • En la reanudación, era Cazorla quien ponía más tierra de por medio, haciendo un dos a cero en el 47’ que a la postre sería definitivo. Porque a partir de ahí y aunque las tuvieron los granadinos en varias llegadas, siempre fueron muy tímidas, dejando el empaque para un Vélez que siempre fue mejor.

    Con el final, tres puntos y lamentar la lesión de Jaime, que no pudo acabar el partido. Una pena, ya que el futbolista apunta maneras y estaba cogiendo confianza vistiendo la camiseta del Vélez. Todo apunta de nuevo al mal estado del terreno de juego, que ha vuelto a jugar una mala pasada.

  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.