Carmen Frías Torres, un siglo de vida en Vélez

Esta veleña cumplirá mañana sábado 100 años. Es una señora amable, cariñosa, sencilla y enamorada de su familia. Nos abre las puertas de su casa de par en par para contarnos con naturalidad cómo ha sido su vida. Imposible resumir en una hoja de periódico 100 años de vida… Da gusto hablar con ella.

13.6.2014 - 18:45 - Gloria Méndez-Trelles

A sus 100 años, Carmen comenta que tiene “problemillas” en la vista y al andar y que le gustaría encontrarse mejor. “Mis hijas dicen que me encuentro muy bien”.   Dice que no sabe qué sorpresa le tienen preparada para el  cumpleaños de mañana aunque lo tiene todo “controlado”. Nos recibió amablemente en el salón de su casa.

A sus 100 años, Carmen comenta que tiene “problemillas” en la vista y al andar y que le gustaría encontrarse mejor. “Mis hijas dicen que me encuentro muy bien”.
Dice que no sabe qué sorpresa le tienen preparada para el
cumpleaños de mañana aunque lo tiene todo “controlado”.
Nos recibió amablemente en el salón de su casa.

Dice que todavía no ha soltado “el mando de su casa”. A sus casi 100 años (los cumple mañana sábado), Carmen Frías Torres “gobierna” aún su hogar, donde vive desde hace 50 años.
Natural de Vélez-Málaga ha sido testigo de los diferentes cambios que ha sufrido la ciudad “poco a poco” y a los que se ha adaptado. “Me he ido acostumbrando a todos los cambios, jamás me he espantado de nada, ni antes ni ahora”,  dice. “Antes en Vélez nos conocíamos casi todas la familias, era muy reducidito” – recuerda Carmen de aquel Vélez que empezaba en ‘Calle del Cristo’ hasta Capuchinos, donde solo había huertas.
“La otra parte de la ciudad era la del Paseo Nuevo y La Estación, que había un tren para ir a Málaga y campo”. Sonríe al recordar  su carita manchada de carbonilla en aquellos viajes a Málaga en el tren. ¡Cuando entrabamos en el túnel había que cerrar las ventanillas  deprisa! El tiempo también se le pasaba a Carmen “muy deprisa” en aquellas tardes de cine y teatro en Vélez en compañía de su marido. “¡El Teatro del Carmen estaba siempre lleno, había cine y teatro!  Cuenta que venían compañías muy buenas y que ella jamás olvidará la actuación de Amparito Rivelle. Más tarde –señala- se quemó el Teatro Principal e hicieron el Lope de Vega, “pero eso fue después”, nos cuenta amablemente en el salón de su casa. “íbamos a ver todos los estrenos, los de teatro y los de cine”.
Hoy, Carmen tiene 6 hijos, 13 nietos (8 niñas y 5 hijos), 1 bisnieto y otro que nacerá en noviembre. Una de sus hijas, María Victoria, fue apadrinada por el alcalde veleño don Ramiro. “Gracias a mi compadre vino el Obispo de Málaga a Vélez”, cuenta Carmen quien también trató “como amigo de la casa” al alcalde Juan Barranquero y simpatizó con otros alcaldes como Eloy Tellez.
La protagonistas de esta historia nació en plena Monarquía, vivió la República del 31 al 36 y estos días conoce la abdicación de Rey Juan Carlos I en su hijo Felipe. A los jóvenes de hoy,- a sus nietos en especial – solo les pide  que abran los ojos, sean verdaderos y no se dejen llevar por nadie. “Ellos hacen poco caso y a mí no me gusta decirles nada porque tampoco piden consejos, pero bueno…  así vamos tirando de la vida”.
Una vida que Carmen disfruta día a día rodeada de los suyos. Las mañanas las pasa tranquila en casa “oyendo la misa por la tele”. Por las tarde, es el momento de disfrutar de las visitas de sus hijas y de las amigas. Confiesa que le encanta jugar a las cartas y que espera con ilusión la llegada del fin de semana para disfrutar aún más de toda la familia. También suele ir a Málaga a ver a otra de sus hijas.
Intuye (¡lo sabe!  no ha soltado el ‘mando-control’ de casa) que mañana su familia le tiene preparada “alguna sorpresita”. Y es que, un siglo de vida no se cumple todos los días.
Felicidades.

 

Deja tu comentario

Normas de uso

  • Esta es la opinión de los internautas, no de diarioaxarquia.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Se publicará previa revisión del mismo.