Tendencias del Forex respecto al euro en 2017

Terminando el año 2016, muchos traders se plantean cómo podría encarar la divisa europea el año que viene, estableciendo que hasta el momento ha sido una de las más estables, aunque con ciertas muestras de debilidad o, cuanto menos, dificultad para encontrar suficiente fortaleza como para imponerse a otras divisas en su paridad.

Algunos softwares de trading como Teletrade sirven para gestionar al detalle estas inversiones, analizar la información actual en el mercado de divisas internacional y, si el trader puede descifrar tendencias y corrientes más o menos previsibles, es posible incluso predecir en cierta medida hacia dónde se dirige el mercado, potenciando con ello las ganancias en cada inversión.

Por esta razón, plantearse las tendencias del Forex respecto al euro en 2017 es una tarea repetitiva en los meses de diciembre. Para hacerlo de forma efectiva, una de las mejores opciones es analizar cómo le ha ido en 2016 a la divisa de la Unión Europea.

En mínimos de 2003 y sin esperanza de cambio

Lo cierto es que en la actualidad, el euro continúa en mínimos desde 2003, con una paridad inferior a los 1,04 dólares. Esto plantea que los objetivos con la divisa no sean demasiado exigentes y se limiten a unas pocas variaciones de su valor, siempre fijando como límite el mínimo de enero de 2003.

Una vez superado, si es que 2017 plantea esta opción, la estrategia debería cambiar, pues reflejaría una tendencia de giro interesante. Habría que analizar qué razones motivan este cambio.

Problemas de estabilidad en la Unión Europea

Uno de los aspectos más importantes que debe cuidar el trader se relaciona directamente con la información. Es necesario recabar toda la historia posible acerca de los movimientos de una divisa y, sobre todo, intentar analizar la situación actual, qué diferencias se identifican conforme a épocas pasadas o si se confirma alguna situación repetitiva. Y, sobre todo, qué podría cambiar en el futuro a corto plazo.

De esta forma, podemos identificar en la Unión Europea un problema de estabilidad que ha llegado a su máximo nivel en 2016, aunque no por ello haya supuesto un hundimiento creciente de la moneda.

El Brexit, referéndum que supuso la confirmación de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, ha planteado la fragilidad de una unión monetaria que pierde a uno de sus principales actores. El hecho de que la caída en el Forex internacional no fuera tan dramática para el euro, se debe sobre todo a que el Reino Unido jamás se sumó a la adopción de una moneda única, por lo que el retroceso para un nuevo cambio de divisa no se ha tenido que plantear.

Por otro lado, la debilidad de algunos países de la Unión Europea plantea economías de recuperación y ayuda en lugar de tendencias de bonanza. En conclusión esto presenta al euro como una moneda superviviente, más allá de una divisa líder en el mercado.

Obviamente las políticas económicas del Banco Central Europeo (BCE) no han ayudado, con cierta inestabilidad en sus planteamientos, aunque no ha sido el único. La Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed), ha mantenido en vilo a todo el planeta hasta que finalmente se ha decidido por subir los tipos de interés, casi a punto de terminar el año.

Cada vez que la presidenta de la Fed, Janet Yellen, salía ante la prensa a pronosticar una subida de tipos de interés, el dólar se fortalecía para desinflarse a los pocos días tras la ausencia de la subida prometida. El resto de divisas, entre ellas el euro, sólo ha podido permanecer expectante, hasta que la subida definitiva y confirmada ha terminado por dejarles en mínimos, una vez más.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here