El Archivo Histórico Provincial dedica su Documento del Mes a los extranjeros testigos del éxodo de la carretera de Almería

La muestra se suma a los actos conmemorativos del 80 aniversario de la Desbandá.

6.2.2017 - 15:18 - Redacción

Documento febrero ArchivoLa delegada territorial de Cultura, Monsalud Bautista, ha presentado hoy el nuevo  Documento del Mes del Archivo Histórico Provincial de Málaga, gestionado por la Junta de Andalucía, que este febrero se dedica a los extranjeros testigos del éxodo de la carretera de Almería. La muestra que ofrece este mes el Archivo Histórico Provincial se suma a los actos conmemorativos del 80 aniversario de la Desbanda,  y expone documentos, fotos y publicaciones referidos a las vivencias y testimonios de extranjeros residentes en Málaga en los años previos a la Guerra Civil y durante la misma, y otros que estuvieron vinculados y encarcelados, como Arthur Koestler y Tomás Bolín,  de quienes se expone su expediente personal de reclusos en la  Prisión Provincial de Málaga.

En el acto de presentación, en el que también ha participado, José Sánchez Gallardo, presidente de la Asociación contra el Silencio y el Olvido por la Recuperación de la Memoria Histórica de Málaga, la delegada de Cultura, Monsalud Bautista ha señalado que la tragedia vivida en Málaga fue provocada por el anuncio de la llegada de las tropas rebeldes y las columnas del ejército italiano, ante lo cual el éxodo fue protagonizado principalmente por mujeres y niños.

Este dramático episodio atrajo la atención de periodistas y residentes extranjeros en Málaga, “algunos de ellos – ha reseñado Monsalud  Bautista- nos han dejado testimonios de gran utilidad para conocer los acontecimientos que sucedieron durante esos días trágicos en Málaga”.

Por su parte, José Sánchez, ha destacado la importancia de los archivos para que lo ocurrido en la carretera de Almería no caiga en el olvido, dado que este hecho durante mucho tiempo ha estado silenciado y quedan muy pocas personas que hicieron aquel recorrido y puedan dar testimonio del mismo.

 

Datos extranjeros Málaga

En este mes de febrero se conmemora el 80 aniversario del suceso acaecido durante la Guerra Civil cuando miles de personas tanto malagueños como refugiados en la ciudad,  procedentes de otras localidades de la provincia de Málaga  huyeron por la carretera de Almería ante la llegada de las tropas de Franco y de una columna del ejército italiano.

En la ciudad de Málaga vivía una importante colonia de extranjeros que fueron testigos de estos sucesos, algunos de ellos fueron protagonistas de algunos hechos, y otros escribieron y documentaron la situación de Málaga durante la Guerra Civil y el hecho del éxodo de la carretera de Almería.

Entre ellos han de ser recordado Gerald Brenan, quien en 1934 se instaló con su esposa Gamel Woolsey en Churriana, donde compró una casa a Carlos Crooke Larios, a quién luego protegería de los milicianos que lo perseguían al comienzo de la guerra. Brenan publicó El laberinto español, uno de los primeros libros sobre los antecedentes de la Guerra Civil española. Gamel Woolsey también publicó sus recuerdos de estos años en El otro reino de la muerte o Málaga en llamas.

 

Otro testimonio es el de  Edward Norton que había sido cónsul de los Estados Unidos en Málaga hasta 1919, fecha en la que pasó a trabajar en la empresa exportadora Bevan, S.A., vecino de Chalmers-Mitchell, y con residencia en el Limonar; Norton escribió  Muerte en Málaga.

 

Porfirio Smerdou, fue cónsul honorario de México en Málaga y gracias a él salvaron su vida cientos de personas refugiadas en Villa Maya, también en El Limonar.

 

El canadiense Norman Bethune no visitó Málaga pero con su Servicio Médico ayudó a  miles de refugiados que desde Málaga se dirigían a Almería, donde él estaba. De todos estos hechos dejó testimonio en su relato El crimen de la carretera de Almería, ilustrado con las célebres fotografías de su colaborador Hassen Size.

 

Entre los extranjeros vinculados con Málaga en este año de 1937 ha de ser citado el controvertido escritor y periodista húngaro de origen judío, Arthur Koestler quien viajó a España tres veces durante la Guerra Civil. La primera vez estuvo en Sevilla en agosto de 1936; allí, haciéndose pasar por simpatizante del alzamiento militar consiguió la ayuda del capitán Luis Bolín, que antes había sido periodista, para entrevistar a Queipo de Llano, pero fue reconocido como comunista y tuvo que huir precipitadamente. El capitán Bolín se consideró traicionado por Koestler y juró públicamente que si lo cogía lo mataría “como a un perro rabioso”. Arthur Koestler fue capturado y conducido a la prisión de Málaga, días más tarde fue trasladado a Sevilla. En la prisión de Sevilla permaneció 95 días condenado a muerte por espionaje. La presión internacional y las negociaciones entre las autoridades nacionales, el Gobierno Británico y la Cruz Roja Internacional consiguen su canje por otros prisioneros del bando republicano que permanecían retenidos en Valencia, entre ellos la mujer del aviador Carlos Haya.

 

Peter Chalmers-Mitchell nació en Escocia en 1864, licenciado en Anatomía Comparada por la Universidad de Oxford, se convirtió en uno de los zoólogos más reputados de su época. Al jubilarse decidió establecerse en Málaga y compró Villa Julia, en el barrio de El Limonar.

 

La mañana del domingo 7 de febrero de 1937 Koestler, que está alojado en Villa Julia, junto con su anfitrión, Sir Peter Chalmers-Mitchell, suben la colina del Limonar para ver como las tropas sublevadas acompañadas de la infantería italiana penetran en la ciudad de Málaga. El lunes 8 de febrero observaron como “un flujo interminable de milicianos en harapos baja por la carretera de Colmenar. La mayor parte de ellos no lleva fusiles”. Observan también como parten hacia la única carretera todavía abierta, la de Almería, cientos de personas:

 

Nos subimos al tejado de mi casa. En el Camino Nuevo […] pasaban procesiones de gentes. Las columnas humanas iban convergiendo según se acercaban a la carretera hacia Motril y por todas partes podíamos ver, en cada uno de sus recodos, que iba llena de gente a todo lo ancho. La oleada de gente no cesó durante toda la noche. Los barcos de guerra enemigos se acercaban, patrullando de un lado para otro, iluminando con sus reflectores las curvas de la carretera y disparando proyectiles contra la muchedumbre. Al alba, los aviones bajaron en picado abriendo fuego con sus ametralladoras.

                        Peter Chalmers-Mitchell: Mi Casa de Málaga. Pag. 299.

 

El martes 9 de febrero, después de ver pasar camiones llenos de soldados italianos limpios y bien alimentados, llega el capitán Luis Bolín a Villa Julia en busca de Koestler. Enseguida aparece también Tomás Bolín, vecino de Sir Peter, a quien éste había salvado meses antes cuando era perseguido por las autoridades de la República por haber participado activamente en el golpe de estado y al que había ayudado a huir por Gibraltar. Koestler fue detenido y conducido a la prisión entre fuertes medidas de seguridad, sin embargo, quizá debido a su relación con Tomás Bolín, Chalmers es retenido en el Hotel Caleta Palace, desde donde el excónsul de los Estados Unidos, Edward Norton, consigue sacarlo en un barco inglés con dirección a Gibraltar.

El Archivo Histórico Provincial de Málaga conserva  64.685 expedientes penitenciarios  procedentes del Centro Penitenciario de Málaga, que abarcan el período cronológico de 1929 a 1964. Son expedientes personales en los que se asienta cualquier circunstancia penal, procesal o personal, así como todo lo relativo a permisos, visitas o salidas. Suelen incluir los documentos acreditativos de todas estas circunstancias que afectan a un individuo que sufre la pena de prisión por un periodo de tiempo.

 

 

Deja tu comentario

Normas de uso

  • Esta es la opinión de los internautas, no de diarioaxarquia.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Se publicará previa revisión del mismo.