Lombrices y niños, niños y lombrices

Un problema muy frecuente en nuestro medio y que preocupa enormemente a los padres son las lombrices. Por Antonio F Medina Claros, Pediatra de la UGC Pediatría y Neonatología del AGS Este de Málaga-Axarquía.

7.10.2017 - 9:04 - Antonio F Medina Claros

lombricesUn problema muy frecuente en nuestro medio y que preocupa enormemente a los padres son las lombrices. Muchos piensan que es una patología que ocurre solo en países de baja renta pero nada más lejano de la realidad, ya que esta parasitación ocurre a nivel mundial.

El término lombrices engloba a un grupo de parásitos digestivos que, una vez madurados en nuestro intestino, toma forma de gusano (y que son los que vemos en las deposiciones de nuestros niños o en la zona perianal). Los más frecuentes son los oxiuros (Enterobius vermicularis) que tienen forma de trozo de hilo blanco de 0’5 a 1 cm. de longitud y que son los que se logran ver. Las hembras de estos parásitos se acercan por la noche a la zona más próxima del ano en donde depositan los huevos, que están cubiertos de una sustancia pegajosa e irritativa y es lo que provoca el picor y la irritación típicas.

Normalmente tras el rascado de la zona pueden quedar en las uñas y manos que pueden volver a ser ingeridos si se llevan las manos a la boca, de manera que la infestación se perpetúa. Los huevos también pueden diseminarse en diferentes zonas del hogar (principalmente en los dormitorios y baños) y contaminar objetos, alimentos y agua. En otras ocasiones los huevos pasan de niño a niño a través de las manos o al compartir juguetes, ropa, sábanas o baño.

A pesar de que mucha gente piensa que sus hijos tienen lombrices cuando rechinan los dientes (bruxismo), tienen anemia o están cansados, lo cierto es que esto no suele estar relacionado. Habitualmente provocan picor de la zona perianal, que es mayor durante la noche y que puede hacer que tengan sueño más inquieto, despertares frecuentes o incluso pesadillas. En el caso de las niñas pueden ocurrir que los parásitos lleguen por cercanía a la zona vaginal y provoquen irritación de la misma con producción de flujo o picor.

El tratamiento es muy simple y eficaz y normalmente consta de una toma de medicamento que habrá que repetir una vez pasadas dos semanas. Se recomienda que tomen el tratamiento todos los miembros de la familia ya que en muchas ocasiones existen parasitaciones sin que haya síntomas tan visibles. Es muy importante que se lave con agua caliente la ropa del niño (pijama, toallas y ropa de cama) el primer día que tome la medicación, evitando sacudirla para no diseminar los huevos del parásito por el aire. Vuestro pediatra os podrá informar más detalladamente.

Antonio F Medina Claros

Pediatra de la UGC Pediatría y Neonatología

AGS Este de Málaga-Axarquía

 

Deja tu comentario

Normas de uso

  • Esta es la opinión de los internautas, no de diarioaxarquia.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Se publicará previa revisión del mismo.