La ciudad norteamericana de Pensacola perpetúa su agradecimiento a Bernardo de Gálvez con una estatua ecuestre

- Publicidad -

La ciudad norteamericana de Pensacola, en el Estado de Florida, ha inaugurado un monumento ecuestre dedicado al malagueño Bernardo de Gálvez como agradecimiento a la gesta que realizó este militar de Macharaviaya en 1781 en su bahía y que permitió la liberación de la ciudad y la posterior independencia de los Estados Unidos.

El monumento, en bronce, está ubicado en la intersección de las calles Palafox -la más importante de Pensacola- y Wright, frente al sitio del Fuerte George y punto principal de entrada al centro de la ciudad. Allí se celebró ayer martes la inauguración del monumento con la asistencia de autoridades de la ciudad, encabezadas por el alcalde de Pensacola, Ashton Hayward, y el cónsul de España en Florida, Cándido Creis, acompañados de la cónsul honoraria de España, María Davis; del comisionado del Condado de Escambia, Grover Robinson, y del empresario y aristócrata Álvaro de Marichalar.

Málaga estuvo representada por el diputado provincial de Cultura, Víctor González; el alcalde de Macharaviaya, Antonio Campos; el presidente de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Axarquía y alcalde de Iznate, Gregorio Campos; el concejal de Macharaviaya Salvador González y el director de Relaciones Institucionales de la Universidad, Alfonso Cortés González.

- Publicidad -
  • También estuvo presente una amplia representación de la Asociación de Granaderos y Damas de Gálvez de Macharaviaya, que, con sus uniformes de época, dieron vistosidad a la ceremonia de descubrimiento del monumento, a la que acudieron desfilando.

    Víctor González ha agradecido al pueblo de Pensacola ese gesto hacia un héroe malagueño, que está muy presente en la vida de los Estados Unidos y de España. “Bernardo de Gálvez une dos continentes, dos países y la amistad de dos pueblos”.

    También tuvo palabras de agradecimiento para la Asociación Cultural Bernardo de Gálvez, especialmente dedicadas a Manuel Olmedo, Francisco Cabrera y Miguel Ángel Gálvez, “que con su tesón, perseverancia y rigor histórico han sacado del olvido a una de las figuras malagueñas más destacadas”.

    La estatua, de grandes dimensiones y que tiene un coste aproximado a los 800.000 dólares, es obra del escultor Bob Rasmussen y ha sido costeada por sufragio popular, a iniciativa de la Fundación del Patrimonio de Pensacola. Se representa a Bernardo de Gálvez montado a caballo y con su sombrero levantado en la mano derecha en señal de victoria.

    El proyecto urbanístico, realizado por el arquitecto Dio Perera, contempla la estatua  sobre un pedestal de piedra caliza española con el escudo de Gálvez en bronce en su frente. El agua cae sobre un estanque hecho de granito español. La lámina de agua está rodeada por un banco de piedra caliza española y por un perímetro de rosas rojas que representan a los soldados españoles que murieron en la campaña.

    El acto ha comenzado con la interpretación de los himnos de España y de Estados Unidos a cargo de la banda de música de Pensacola. Ha habido vivas a Gálvez por el numeroso público que ha asistido al acto. La avenida donde se encuentra el monumento fue adornada con banderas de los dos países y los alumnos de un colegio cercano se sumaron a la ceremonia portando pequeñas banderas rojigualdas.

    Agradecimiento a Málaga

    La historiadora Nancy Fetterman, una gran impulsora del monumento y en nombre de los benefactores, agradeció la contribución de Málaga y Macharaviaya a la independencia de los Estados Unidos y se refirió a la Catedral de Málaga como ‘La manquita’ precisamente por ese gesto de la ciudad con EE.UU. También intervino, entre otros, el presidente de la Fundación Remedios Medina, de Mijas, y granadero de Gálvez, Francisco Javier Fructuoso Medina.

    Previamente, en la basílica de San Miguel Arcángel, situada en la misma calle Palafox y próxima al lugar donde se encuentra el monumento a Gálvez, se ha celebrado una bienvenida a la delegación española a cargo del obispo de Pensacola y Tallahassee, William Wack, y del reverendo padre Joseph P. Callipare.

    Monseñor Wack, que es el obispo más joven de Estados Unidos, se dirigió a los españoles en un perfecto castellano y recordó que España trajo la fe de Cristo a estas tierras americanas. Se pronunciaron palabras de recuerdo a los soldados españoles que acompañaron a Bernardo de Gálvez y que murieron durante la batalla de Pensacola.

  • DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Comenta!
    Introduce tu nombre

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.