Reflexiones

Estamos inmersos en una crisis económica que parece interminable, la cual afecta cada vez a más personas. Familias que no llegan a fin de mes a causa de sus pocos o ningunos ingresos, familias que dada su situación se ven de alguna forma obligadas a recurrir a asociaciones caritativas, a pedir casa por casa… En resumidas cuentas, a la mendicidad.

Los Gobiernos, que cada día que pasa apestan más, (tramas de corrupción, duplicidad de sueldos, comisiones desorbitadas…) no dan la cobertura necesaria para cubrir las necesidades de dichas familias, es más, bajo mi humilde opinión, contribuyen, los famosos recortes, a que cada vez hayan más familias así. Estamos dando pasos agigantados hacia el pasado, destruyendo los pilares básicos del bienestar social.

Hasta tal punto hemos llegado, que el rico quiere más y el pobre no tiene qué comer, donde el gobierno ayuda a los bancos y no a las personas, donde las familias son echadas de sus propias casas por no poder pagar las hipotecas que en su día los bancos concedieron tan alegremente, donde la mayoría de los jóvenes, formados o no, se ven forzados a emigrar a otro país, porque en el nuestro no hay trabajo (las cifras de paro son realmente alarmantes).
¿Hasta dónde estamos dispuestos a llegar? ¿Estamos dispuestos a echar por la borda todo aquello que costó tanto conseguir?
 

Sonia Lomeña Nebro
Alumna de la Universidad de Málaga.
 

1 COMENTARIO

  1. Soy propietario y vecino de este nuestro municipio concretamente de parque victoria somos mas de 3000 viviendas censadas y pagando religiosamente nuestros impuestos estamos hartosdescontentos y asqueados por la permisividad que tienencon nosotnuestro

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here