Un pasaje para don Francisco Mora Ramírez

Señor director:
Me tomo la osadía de dirigirme a usted como director de DIARIO para pedirle que haga manifiesta mi petición a la que me voy a referir, cosa que no tengo derecho a hacérsela, como antes digo, lo considero una osadía por mi parte, pero como ya estoy en edad avanzada, y soy uno de los pocos nietos que se preocupan de las virtudes de mi abuelo me dirijo a usted para rogarle que publique lo que a continuación le quiero manifestar.

 
Mi abuelo fue un gran agricultor, quizá de los mejores de nuestra Axarquía, pues él cultivaba desde la iglesia de Torre del Mar hasta la azucarera Larios, de carretera arriba y hacia abajo, y como sólo era colono, cuando llegó el ‘boom’ de la costrucción en los años 60 fue despedido casi por una limosna de gratificación de los señores de Larios, pero no es eso a lo que me quiero referir, sino a que en toda esa mole de edificaciones, con tantas plazas, tantas calles y tantos pasajes que todos llevan nombres de gentes que no se lo merecen. ¿Por qué? A ningún político se le ocurrió que al menos un pequeño pasaje hubiese llevado un nombre como el suyo; hombre que dio tanta vida en este pueblo, y lo querido que fue de todos, hombre que todos los años sacaba al santo patrón San Isidro en procesión, y después daba una gran comida a todos sus empleados.

 
Yo creo que él se merecía que aunque fuese un pequeño pasaje, llevara el nombre de Pasaje Francisco Mora Ramírez.
PS.: En honor a mi abuelo.

Rafael Mora Pascual

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here