Violencia de género

Esta semana, el 25 de noviembre, se ha celebrado el Día Internacional contra la Violencia de Género. Hemos podido ver a políticos participar en actos como concentraciones, manifestaciones, programas de radio o televisión, hablando sobre este terrorífico asunto.
Pero ¿por qué sólo se acuerdan de las víctimas del terrorismo machista el 25 de noviembre de cada año? ¿Por qué no hacen más cosas? ¿Por qué recortan en políticas de igualdad? ¿Por qué recortan en sanidad? ¿Por qué recortan en educación y cambian programas y contenidos coeducativos? ¿Por qué recortan en políticas de prevención de violencia de género y en personal, policías, que se dedicaban a cuidar a las víctimas? ¿Por qué tenemos a representantes de la Iglesia que prestan su apoyo a libros sexistas y que humillan a la mujer? ¿Por qué se cambia la Ley del aborto y criminaliza a la mujer? ¿Por qué?, podría estar preguntando a los políticos muchas cuestiones sobre recortes que afectan a la mujer.

 
Vivimos, desgraciadamente, en una sociedad patriarcal, en la que el hombre es el dominante del Sistema, porque a pocas mujeres vemos que ostenten puestos en lugares clave, bueno, contamos con una Vicepresidenta que, nada más tener a su bebé, volvió al trabajo, haciendo que muchas personas pensaran que el derecho de la maternidad, a esos días que las madres y padres pueden estar con sus hijos o hijas, pareciese innecesario. Recordemos que fue algo que costó muchas reivindicaciones de mujeres. Tenemos a una Ministra de Salud que da un hachazo a las mamografías, esenciales para la detección del cáncer de mama. Tenemos a una ministra de Trabajo que realizó una reforma laboral en la que las mujeres salían perdiendo, volviendo a trabajos precarios, con menos

 

remuneración y obligando a muchas a volver a sus casas y depender de un hombre, con suerte, que no es maltratador. Eso sí, la ministra se encomienda a la Virgen del Rocío para que resurja el trabajo. Mujeres poderosas, que podrían haber hecho cosas por las mujeres, que podían haber dicho NO al recorte en políticas a la prevención de la violencia de género, que podían haber dicho NO a la reforma del aborto, cada una que decida cuando quiere ser madre, que podían haber dicho NO cuando Wert cambió la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Mujeres que han visto cómo un libro editado por el Arzobispado de Granada, titulado “Cásate y sé sumisa”, salía a la venta y han tardado mucho tiempo en pronun­­­ciarse contra él, aunque esto no lo han hecho todas, hay una concejala del PP de Vélez-Málaga que dice que no puede opinar porque no se lo ha leído (con el título creo que basta para estar contra él y condenarlo). Pero no han hecho nada, al contrario, son cómplices de la situación en la que viven muchas mujeres.

 
A estas mujeres, a este gobierno, a los políticos, hay que recordarles que los recortes en igualdad MATAN. Hay que recordarles que con estas medidas tienen las manos manchadas con esas mujeres que han muerto bajo las garras de sus parejas. Hay que recordarles que para acabar con el terrorismo machista hay que hacer políticas de sensibilización, más protección para las mujeres e hijos, más educación para adolescentes sobre igualdad, más ayudas para mujeres que tienen que irse de sus hogares para comenzar una nueva vida lejos de un salvaje.

 
No se puede recortar en la prevención de la violencia de género, no se debe recortar en políticas de igualdad e invertir en armamento.
Por último, sólo quiero decir a esas mujeres que lean esto, que estén sufriendo la violencia en su persona, que griten, que hablen, que denuncien, porque no estáis solas y no lo vais a estar. No lo dudes, denuncia, llama al 016. No estás sola.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here